Solicita información ahora: +34 644 37 20 77 | info@kindermundi.com

Algunos consejos para la cuarentena familiar

marzo 19, 2020

Dada la situación de confinamiento a la que nos estamos viendo sometidos, he decidido escribir este artículo para daros algunas pautas importantes y poder sobrellevar de la mejor manera esta situación tan excepcional.

 

1) Crear rutinas, hábitos y establecer un horario

Muy importante es estructurar vuestro día a día, donde medianamente se cubran las necesidades tanto de los más pequeños como de las madres y de los padres. Es decir, hay una hora donde normalmente nos levantamos, desayunamos y después podemos hacer alguna actividad de manualidad o de cualquier otro tipo. Os dejo aquí una pequeña orientación para que lo rellenéis y lo pongáis en el frigo:

Plan de Lunes a Domingo:

Id cambiando de tipo de actividades y podéis decididlo siempre juntos en la cena o en cualquier otro espacio donde estéis todos. Esto quiere decir, que las madres y los padres deciden finalmente y los peques opinan y dan su visto bueno.

  1. ME LEVANTO
  2. DESAYUNO
  3. ACTIVIDAD entre medio
  4. ALMUERZO
  5. SIESTA
  6. MERIENDA
  7. ACTIVIDAD entre medio
  8. CENA
  9. ME ACUESTO

También es importante hacerle referencia a vuestros peques de sus amigos de la escuela o de los niños, que normalmente solían ver y hablarles de ellos. Podéis crear un ritual de saludo por la mañana, cuando os despertéis, como con la canción de “A despertar”, que cantamos nosotras en la escuela todos los días.

 

2) Enfrentarse con los retos emocionales

que conlleva no poder salir a la calle y no llevar la vida que llevábamos

Desde la perspectiva de los peques, una rabieta, por ejemplo:

  • Darles tiempo
  • Dejarles llorar
  • Mantener la calma
  • Explicarles la situación una vez que estén más tranquilos
  • Cantar una canción que les guste
  • Ofrecerles alternativas (vamos a jugar con el tren, a leer un cuento, actividades físicas…)
  • Ofrecerles cercanía emocional
  • Utilizar el humor como herramienta de disuasión

Desde la perspectiva de las mamis y de los papis:

  • Si veis que no podéis más, tomad distancia física primero de la situación, alejaos y, eso os proporcionará una nueva perspectiva emocional.
  • Comunicaos con vuestra pareja para que podáis alejaros de la situación y así pueda llevar las riendas de la situación. Si no se cuenta con pareja, simplemente aseguraos de que el peque está en un habitáculo seguro, comunicarle que te vas a alejar durante un instante y hacerlo a un lugar donde aún tengas accesibilidad para observar lo que pasa.
  • Una vez en la distancia, contar hasta 10, respirar profundamente o pensar en algún sitio que nos transmita paz.
  • Una vez calmados, volvemos a acercarnos a la situación para poder solucionarla.
  • Si os ayuda el movimiento para descargar adrenalina, hacedlo, por ejemplo saltar, hacer flexiones o hacer una postura de yoga. A los peques les encanta. Probablemente dejarán de llorar de la fascinación.
  • Importante es que no intentéis controlar lo incontrolable: esta situación se nos escapa a todas y a todos, hay que expresarlo, verbalizarlo. No cometáis el error de no querer transmitirles el miedo a vuestros peques, porque estando el miedo en vosotros, ellos lo percibirán. De ahí que no os lo guardéis: comunicadlo, pensando en ellas y en ellos, además de en su edad social y evolutiva.
  • Las figuras fuertes de apego sois vosotros: la situación está bajo control, pero eso no significa que no aparezcan pensamientos negativos e irracionales en vuestras cabezas de vez en cuando. Intentad detectarlos y exteriorizarlos. Buscad redes de apoyo, llamad por teléfono a vuestros amigos y a vuestros seres queridos. Si os lo aguantáis en algún momento eso saldrá y explotaréis.

 

3) Ideas de algunas actividades para llevar a cabo con los más peques

Psicomotricidad gruesa de 1 a 3 años
  • Haced circuitos con el mobiliario que tengáis en casa. Por ejemplo: haced una fila de sillas, por donde los peques puedan caminar y después pasar por debajo como un gusano. Si no, de las mesas también se puede tirar.
  • A partir de una cuerda que ponéis en el suelo, intentad que pasen por encima, con un pie detrás de otro. Esto aún les resulta difícil de conseguir en estas edades. Si no tenéis cuerda, pues entonces tirad de una tiza para pintar una línea en el suelo. Después se limpia.
  • Que salten con los dos pies juntos, que no es fácil tampoco, simplemente en el suelo.
  • También pueden realizar saltos de un escalón pequeño al suelo.
  • Pueden subirse solos en una silla de su altura.
Psicomotricidad fina de 1 a 3 años
  • Plastilina. Que no tenéis plastilina, pues coged harina, mezcladla con un poco de agua y haced una masa más o menos flexible para que los peques puedan manipularla. Si es todo ecológico mejor, porque los más pequeños se la llevarán a la boca.
  • Coged los palillos de la ropa y que intenten colgar algo (esto es complicado también en estas edades, paciencia)
  • Coged macarrones y una cuerda y que intenten hacer un collar. Para los más pequeños el simple gesto de coger el macarrón es la meta.
  • Coged un plato hondo, rellenadlo con arroz y con una cuchara pequeña han de vaciar el plato y depositar el arroz en otro plato que estará vacío.
  • Coged un puñado de garbanzos y dadle a los peques un embudo pequeño y una botella (que no sea de cristal) para que rellenen la botella de garbanzos.

Recomendaciones generales:
  • Intentad cambiar de actividad y de habitación cada cierto tiempo: ayuda a asociar el espacio con una actividad en concreto por lo que refuerza la adquisición de rutinas y de hábitos, que lo que hace es darle una estructura, un orden y un sentido a nuestro día a día.
  • Detectad e identificad vuestras emociones cada mañana. Podéis hacer un dibujo con toda la familia. Para eso os recomiendo que uséis los colores de la lectura del libro “El monstruo de los colores”, de Anna Llenas, que podéis encontrar en Youtube. Posteriormente explicadlo a todos los miembros de la familia. A continuación quien esté ese día más triste, recibirá del resto de la familia algo que le haga ponerse más alegre, por ejemplo, una sesión de cosquillas colectiva.
  • Aprovechad ahora que tenéis que cocinar más a menudo para que los peques os acompañen y hacedles partícipes: les proporcionáis algo de vuestros ingredientes y les dejáis hacer. Con ello, además de trabajar la psicomotricidad fina, estaréis trabajando todos sus sentidos: el tacto, el olfato, la vista y el paladar y como consecuencia, estaréis fomentando la educación sensitiva. Importante también es seguir con los hábitos saludables de comida. Esto significa en rasgos generales:

         * Cuanto menos frito, mejor

         * Mucha fruta y verdura

         * Bebed mucha agua

         * Racionad los productos con azúcar

         * Dedicadle tiempo y amor a cocinar: evitad la ingesta de comida rápida

         * Estableced un horario de vuestras comidas que sean siempre los mismos

 

  • Además, estableced un hábito para hacer deporte con los peques. Yo os recomiendo 20 minutos al día. Si tenéis un patio interior o una azotea, hacedlo siempre ahí. No tiene que ser gran cosa: saltar, coger la bici, el monopatín, jugar al pilla pilla, hacer yoga, gatear tras una pelota…;
  • El uso de las nuevas tecnologías ayuda sobremanera en estas circunstancias tan excepcionales. Tirad de ellas, pero cread un hábito (cuándo toca ver dibujitos: yo os recomiendo que sea en un momento del día donde ya deban calmarse, porque se van a la cama, por ejemplo) y estableced un tiempo. En edades tan tempranas yo recomiendo de 15 a 20 minutos. Evaluad que los dibujos sean adecuados, pedagógicamente hablando, para estas cortas edades.
  • Hacer pompas funciona siempre, sin excepción.

Espero que estos consejos os ayuden y que muy pronto nos volvamos a ver y os pueda dar consejos cara a cara. Cuidaos mucho….; todo saldrá bien 🙂

Leave a reply
Charla sobre educación con Eva Millet y Sara Muñoz MonteroMás acompañar y menos entretener

Leave Your Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.